miércoles, 3 de abril de 2013

¡Ojo con la decoración de las mesas!

Detalle de las mesas, Baile de la Rosa 2013.
Detalle de las mesas, Baile de la Rosa 2013.

 
Continuando con el Baile de la Rosa, otro aspecto a analizar, que me llamó la atención de especial manera, fue la decoración empleada para las mesas.
A la hora de decorar y montar una mesa, es fundamental facilitarle todo lo posible al comensal: que se pueda mover sin problemas, que esté cómodo, que no tenga muchas barreras, ni con respecto a la comida, ni con respecto al resto de comensales.
La decoración nunca debe entorpecer ni en la cena ni en la comunicación con el resto de asistentes, ya que el fin de todo almuerzo o cena es fomentar la comunicación entre los presentes.
 
 
 
En la fotografía se pueden analizar varias cuestiones:
 
Decoración de las mesas, Baile de la Rosa 2013.
Decoración de las mesas, Baile de la Rosa 2013.
 
Colocación de la cubertería: Destaca sobre manera el cuchillo situado sobre el plato pequeño, a la izquierda. Por lo general, si se sirve mantequilla para el pan, el plato con la mantequilla y con cuchillo (pero más pequeño), se situaría a la derecha, mientras que el plato del pan (sólo del pan), iría a la izquierda.
Flores: Es un elemento con el que se debe tener especial cuidado, ya que es muy habitual que personas invitadas sean alérgicas a las flores. Además del problema con la alergia, también hay que tener cuidado con los olores, ya que estos no deben interferir en la degustación de los alimentos.
Decoración: Los colores y estampados cansan mucho a la vista. Por un lado el mantel, con sus propios colores y estampados. Por otro lado, la cantidad de elementos distribuidos a lo largo de las mesas: fichas, cartas, ruletas, flores… ¡Demasiado! La combinación de los colores: verde oscuro, rojo y dorado, fundamentalmente, tampoco ayudaban a conseguir un ambiente cálido y acogedor.
Minuta: ¿Y el tamaño de la minuta? ¿Dónde la guardamos? ¿Qué hacemos con ella? Una complicación más…
 
 
Con la decoración, se debe lograr armonía, de manera que el comensal disfrute tranquilamente de los alimentos, sin que los estampados, colores, olores y artículos varios interfieran en la degustación y en la conversación con el resto. No debemos estresar a los invitados con tantos estímulos innecesarios.
La decoración en todo evento es fundamental. A través de ella podemos unir las distintas partes de un todo. Darle un sentido distinto. Aportarle nuestra esencia. Pero hay que emplearla de manera justa, que pase a formar parte del conjunto, no que destaque sobremanera, convirtiéndose en un verdadero problema que nos impida disfrutar del momento y de la compañía.
 
 
 
Creo que el “menos es más” no lo tuvieron muy en cuenta…
 
 
 
 
 
Fotos: Huffingtonpost

2 comentarios:

  1. Hola. Repito mi mensaje. Yo creo que esa decoraciOn es demasiado llamativa, muchas cosas estAn sobre la mesa, Mucho color rojo y sus matices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Yelena.

      Un saludo, ;-)

      Eliminar